Lanzan innovadora herramienta para monitorear carga refrigerada

Al proporcionar un seguimiento de la ubicación y las condiciones atmosféricas en que viajan los contenedores refrigerados, RCM ofrece un activo valioso para entender y trabajar las formas de optimizar las cadenas de suministros. Por cada contenedor refrigerado en la carretera, en el mar o en un puerto en algún lugar del mundo, hay un cliente en la oscuridad obligado a dirigir su negocio sin información sobre la condición y la ubicación de sus productos, sobre todo, para aquellos más sensibles, como la fruta u otros productos congelados que requieran de estrictos requisitos para su traslado. Para los clientes de Maersk Line, ésta es una experiencia que termina con el lanzamiento la innovadora herramienta Remote Container Management (RCM), un producto único y que entrega un valor agregado diferenciador en el segmento de refrigeración.

RCM entrega al cliente la posibilidad de monitorear la carga en el contenedor refrigerado desde su origen hasta su destino final, incluidas las condiciones atmosféricas, permitiendo tener una visión completa y obtener datos en tiempo real de los productos durante el transcurso de su viaje. Sin lugar a dudas, esta valiosa oportunidad de monitoreo significa un importante activo para reconocer, entender y optimizar las cadenas de suministros y cuidar que lleguen en perfectas condiciones a cualquier lugar del mundo.

“Los tiempos de espera y de reacción han terminado. Nuestros clientes ahora pueden monitorear y tomar decisiones durante el traslado de su carga, así como usar los datos para estudiar y mejorar toda su cadena de suministros. Esta nueva tecnología está aplicada especialmente para cargas frigoríficas sensibles y de mayor valor. RCM aumenta significativamente la propuesta de valor total del comercio de contenedores refrigerados”, comenta Vincent Clerc, director comercial de Maersk Line.

Si bien el impacto de RCM es poderoso, la tecnología de este instrumento es relativamente simple. Un GPS, un módem y una tarjeta SIM son colocados en los 270.000 contenedores refrigerados de Maersk Line, los que permiten recolectar y almacenar la información que llega a los clientes y a los equipos de soporte global, a través de transmisores satelitales en 400 de los buques propiedad de la compañía.

“Nuestros clientes siempre han querido saber dónde están sus productos y si están siendo atendidos desde el principio hasta el final. Ahora, con RCM, siempre lo sabrán”, dice Anne Sophie Zerlang, Directora de Carga Refrigerada en Maersk Line.
En el caso de que exista un mal funcionamiento del contenedor y los técnicos locales no puedan solucionarlo, las notificaciones automáticas de RCM le dan al cliente tiempo suficiente para notificar los desperfectos y planificar alternativas para no perder la totalidad de la carga, como, por ejemplo, descargar el contenedor en un puerto más cercano para realizar una venta con descuento.

Lcda. Narcisa Pincay Tigua
Foto: Cortesía
COMUNIKTFULL


Deja un comentario